Reconocimiento facial

Reconocimiento facial: Qué es y cómo funciona

El reconocimiento facial ha mejorado y evolucionado en el transcurso del tiempo, y en este artículo, trataremos de entender qué es el reconocimiento facial, cómo funciona, qué aplicaciones prácticas puede presentar y cómo se integran en nuestras actividades.

¿Qué es el reconocimiento facial?

El reconocimiento facial es una solución biométrica que emplea un algoritmo automático para verificar o reconocer la identidad de una persona en función de sus características fisiológicas.

La tecnología recoge un conjunto de datos biométricos únicos de cada persona asociados a su rostro y expresión facial para identificar, verificar o autenticar.

¿Cómo funciona el reconocimiento facial?

Los sistemas de reconocimiento facial capturan una imagen entrante desde un dispositivo con cámara de forma bidimensional o tridimensional en función de las características del dispositivo.

Estos comparan con una base de datos la información relevante de la señal de imagen entrante en tiempo real en foto o vídeo, siendo esta última mucho más fiable y segura que la información obtenida en una imagen estática. Este procedimiento necesita de una conexión a internet, dado que la base de datos no se puede encontrar en el dispositivo capturador, sino que se aloja en servidores.

En esta comparación de rostros, se analiza matemáticamente y sin margen de error la imagen entrante y se verifica que los datos biométricos se corresponden con la persona que debe hacer uso del servicio o está solicitando un acceso a una aplicación, sistema o incluso edificio.

Gracias al uso de las tecnologías de inteligencia artificial y machine learning, los sistemas de reconocimiento facial pueden funcionar con los más altos estándares de seguridad y fiabilidad.

Casos de usos

El uso del reconocimiento facial se centra en la verificación o autenticación de rostros y, con ello, de personas. Esta tecnología se utiliza, por ejemplo, en situaciones como:

  • Acceso a una aplicación móvil sin necesidad de contraseña.
  • Segundo factor de autenticación, para añadir un extra de seguridad, en cualquier proceso de login (inicio de sesión).
  • Acceso a un recinto (oficinas, eventos, instalaciones de cualquier tipo…).
  • Método de pago, tanto en tiendas físicas como online.
  • Acceso a un dispositivo bloqueado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.